Guerreros posmodernos, ¿cuánto vale su vida?

Guerreros posmodernos, ¿cuánto vale su vida?
02/09/2016 joansanfelix

firma_joan_eixam

 

Murió luchando. Aunque lo parezca, no es ninguna forma de honrar la conducta de alguien que haya muerto en servicio a la patria o por una causa social, ningún reconocimiento póstumo. Me refiero a la muerte de Joao Carvalho porque este joven de 28 años literalmente murió luchando.

 

guerreros92016

Fuente

 

Probablemente a nadie le sonará, pero la noticia a mí me dejó contrariado. Joao era un luchador de las denominadas MMA (Mixed Martial Arts) una especie de totum revolutum donde se combinan diferentes disciplinas vinculadas con la lucha y que han sufrido un crecimiento espectacular en los últimos años, debido sobre todo a su rentabilidad como negocio. Y es que, no hay nada más viril que dos hombres luchando a vida o muerte encerrados en una jaula.

 

guerreros920162

Fuente

Hay que matizar, que en este espectáculo también, aunque sean como siempre menos conocidas, participan luchadoras, lo que supone la adopción de códigos de masculinidad violenta por parte de las mujeres. Puede que sea legítimo, pero no sé si ese era el camino hacia la Igualdad que muchas y muchos buscamos. Pero dejemos esto ahora de lado…

 

No voy a detenerme en la intrahistoria de este tipo de combates, de entre los cuales destaca, por ejemplo, el popular UFC (Ultimate Fighting Championship) y figuras recientemente convertidas en auténticas estrellas, como Conor McGregor, que quizás ya os suene un poco más. Aquí su performance:

Quiero volver a mis planteamientos clásicos sobre la masculinidad que ya pudisteis leer en Morir de hombría y Masculinidad, violencia y coeducación fundamentalmente porque creo, sinceramente, que cada vez es más necesario. He tenido la ocasión de comprobar como para muchos chicos adolescentes con los que trabajo en los talleres, estos personajes mediáticos se convierten en referentes identitarios, cuestión que me parece preocupante. Y puede resultar paradójico, porque estos nuevos ídolos de masas cubren los vacíos que la masculinidad tradicional-hegemónica empieza a generar, que aunque podríamos rellenar con referencias nuevas, o más que nuevas, positivas, cosa por la que estamos luchando, sin embargo la sociedad que nos ha tocado vivir vuelve a la hombría más rancia pero disfrazada de seductora modernidad para tratar de dar modelos a los jóvenes. Guerreros posmodernos.

 

Indagando brevemente he acabado, tras esas derivaciones cotidianas navegando sin rumbo claro por Internet, en este otro tipo de práctica marcial mixta que en esta ocasión se disputa entre dos equipos. Juzgad vosotras y vosotros mismos el vídeo, que a mí particularmente me ha parecido que tenía bastante poco de arte.

Soy un admirador de las artes marciales. Me gustan y creo que son una práctica deportiva que puede transmitir muchos valores a chicos y chicas. He practicado jujitsu durante algunos años y fue una experiencia personal enriquecedora, en la que aprendí mucho y que todavía a veces echo de menos. Pero en aquellos años también descubrimos cosas importantes sobre estas disciplinas y sus sistemas de transmisión. Y además vimos y vivimos muchas cosas. Como toda herramienta, en malas manos puede resultar peligrosa.

 

Parece, no obstante, que existe cierta discursiva mística que relaciona a la violencia con los hombres, con sus esencias. Guerras, batallas, peleas callejeras, etc., son parte de la historia contada de los varones, aunque es posible que esto también tenga algo de fábula y que tengamos bastante poco de feroces gladiadores.
 
Victor Seidler repasa algunas conductas terribles que los soldados han desplegado en guerras no muy lejanas durante el último siglo. Es curioso ver como en su análisis se usan expresiones como “poder narcótico de la guerra”, “el mito de la guerra nos seduce con el encanto del heroísmo” o “la sensación divina de tener el poder de disponer de la vida de otros seres humanos”, lo que de alguna manera nos ayuda a intentar entender algunos episodios de violencia que aparentemente se escapan a la razón. Tendremos que repensarnos la siniestra conexión que establecemos muchos chicos con esa atrayente violencia en algunos períodos de nuestras vidas.
 
Para acabar, a veces me da la sensación de que nuestras sociedades siguen fabricando guerreros y luchadores predispuestos al uso de la fuerza y la violencia física en cualquier momento, aunque ya no sea necesario, pero se interprete como normal y legítima. Convertimos en carnaza a chavales jóvenes para el propio beneficio del negocio, del capital y a la postre del sistema. Pero, ¿cuánto vale la vida de los luchadores del UFC o de cualquier otro prestigioso torneo de MMA? ¿Se podrían evitar estas muertes? ¿Se podría reformular el espectáculo hacia su expresión más artística o es demasiado potente el narcótico atractivo de la sangre sobre la lona?
 
Joao murió luchando, pero sobre todo murió, como tantos otros, de masculinidad. Aunque él nunca lo sabrá.

 

SEIDLER, Víctor J. (2007). Masculinidades. Culturas globales y vidas íntimas. Barcelona: Montesinos.

http://www.dailymail.co.uk/sport/article-3544689/It-absolute-scandal-Joao-Carvalho-legally-beaten-death-public.html

Soy Joan Sanfélix Albelda, Sociólogo y Doctor en Estudios de Género. Tallerista, formador e investigador en género, igualdad y masculinidades. Profe en la UJI. Puedes seguirme en Twitter y en Linkedin.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies