Juego de sexos en los Siete Reinos

Juego de sexos en los Siete Reinos
26/05/2016 joansanfelix

firma_joan_eixam

 

Hacía tiempo que quería escribir sobre esto. No, no soy especialista en Juego de Tronos, ni siquiera me he leído los libros. Pero al calor del estreno de la sexta temporada pretendo simplemente dar rienda suelta a una especie de mix entre mi escasa vena freak, en el uso más coloquial del término, y mis inquietudes académicas y profesionales. Advertiré, eso sí, amigas y amigos, que este texto no es un spoiler, aunque igual un poquito sí. Así que, si eres fan de GOT (Game of Thrones) y estás al día de los últimos capítulos de la última temporada, no te preocupes. En cualquier otro caso tampoco tendrías porque hacerlo, porque la pretensión no es destripar nada destacable de la trama, que más allá de su renombre, recomiendo a todas aquellas personas interesadas en un relato fantástico, a mi modo de ver, bastante interesante y bien trenzado. Pero eso es otra cuestión.

 

Lo que aquí nos trae, con el boom del estreno de estos nuevos capítulos (con muchas escenas rodadas en territorios cercanos) es el debate sobre la consideración de GOT como una serie, como mínimo, superadora del test de Bechdel o, incluso, feminista. Sí, he dicho feminista.

 

Mis investigaciones en la red me han permitido cerciorarme de que el debate, no sólo está en mi mente, si no que es tangible. Son varios los artículos o entradas a nuestro alcance que tratan de abordar esta cuestión, fomentada en gran parte por el papel destacado de algunas mujeres en la serie. Y ya que estamos, aprovecho para declararme públicamente fiel admirador de estos personajes femeninos que, aún con matices, superan el rol tradicional de las mujeres que vemos en la gran mayoría de grandes producciones de ficción.

 

JoanGOT

Fuente

 

joanGOT2

Fuente

 

Arya Stark, Daenerys Targaryen o, mi favorita, Brienne de Tarth son ejemplos del poder de las mujeres en diferentes formas. Pero hay muchas más, aunque también bastantes otras con papeles subordinados o que convendríamos en llamar tradicionales.

 

JoanGOT3

(Vídeo directo a Youtube)

 

En cualquier caso, si soy sincero, dejando de lado estas historias femeninas tan sugerentes, lo que me despertó finalmente el interés por tratar este tema en un blog sobre masculinidades e igualdad es el personaje interpretado por el chileno Pedro Pascal, el príncipe Oberyn Martell, de quien no spoilaré, así que tranquilidad. Y es que este príncipe me pareció algo diferente, aunque no totalmente alternativo, pero en parte transgresor desde el punto de vista de la identidad masculina.

 

Sabéis bien de las urgencias con las que andamos aquellos y aquellas que buscamos referentes de masculinidades positivas, rupturistas con el modelo patriarcal hegemónico. Y la verdad es que es bien difícil encontrar ejemplos mediáticos de primer orden que puedan visibilizar otras formas posibles e igualitarias de ser hombre y que sirvan de espejo a los adolescentes y a los no tanto. No creo que Oberyn sea ese modelo en esencia, pero creo que ciertos de sus rasgos o características ayudan, al menos, a poner en duda el referente de masculinidad exitosa, basado en la fuerza o la violencia. Si bien es cierto, puede que este personaje encarne una forma particular de Don Juan hedonista en esa especie extraña de Edad Media made in GOT.

 

Hay otros personajes masculinos también analizables desde este mismo punto de vista, como el propio Jon Snow o su amigo Samwell Tarly, bastante poco proclives a la violencia gratuita o a la lucha por la apropiación de los recursos. Aún así no dejan de ser igualmente nuevos héroes, quizás menos estereotípicos, pero con mucho lastre patriarcal.

 

Como veis me surgen más dudas que respuestas frente a la cuestión de la propia serie como una narración feminista o en mi búsqueda de referentes alternativos de masculinidad. Así que este post también es una llamada de ayuda. Pienso que la serie (y los libros), aunque el propio George R.R. Martín se declara a su modo feminista, queda lejos de poder ser catalogada como tal, pero al menos rompe con la tónica habitual de este tipo de productos culturales.

 

Quizás el relato podría explorar mucho más ciertos fenómenos como la transmisión del poder y las formas de ejercerlo desde miradas no hegemónicas, es decir, imaginar por imaginar, imaginemos un matriarcado. Y tal vez un poquito menos de cosificación y violencia contra las mujeres tampoco estaría mal, aderezada con una pizca de reparto equitativo de poder para acabar de cerrar el círculo.

 

Queda abierto el debate, que para eso estamos. Y por cierto, hablando de debates sobre series feministas y poder de mujeres ahí os dejo mi recomendación: la serie danesa Borgen.

 

http://smoda.elpais.com/moda/es-juego-de-tronos-una-serie-feminista/
http://www.radiotimes.com/news/2014-06-04/game-of-thrones-why-prince-oberyn-is-a-feminist

Soy Joan Sanfélix Albelda, Sociólogo y Doctor en Estudios de Género. Tallerista, formador e investigador en género, igualdad y masculinidades. Profe en la UJI. Puedes seguirme en Twitter y en Linkedin.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies